Mercadotecnia de Lujo

(Por José Antonio Tejeda)

La industria del lujo, por definición, cuenta con dos atributos principales que logran definir sus servicios y prodcutos; la belleza y rentabilidad, de los prodcutos y servicios que logran encajar en dicha categoría. Una de las preguntas sobre el tema es ¿conocer si el marketing de lujo suple alguna necesidad en algún nicho de mercado? Y las respuestas pueden ser tan variadas como la percepción de cada persona, es por eso que en este aspecto les pido me compartan su respuesta.

La realidad es que las personas que consumen un producto con esta característica están dispuestos a pagar un sobre- precio, debido a que creen en que el producto o servicio adquirido destaca en alguna de sus características, por las cuales “vale la pena” pagar ese precio, y es aquí cuando hablamos de que la marca generó una buena estrategia de marketing.

Quienes consumen prodcutos de lujo, podrían ser definidos como el segmento de mercado en búsqueda del placer personal aunado al reconocimiento social; después de las necesidades de seguridad y fisiológicas, Maslow hace referencia en su escala de necesidades a que estas, las de lujo, se convierten en el centro de atención.

En un ensayo escrito por Luis Huete, profesor de IESE Business School, cuenta lo que él llama las 5 fases del lujo: Huete menciona que la primera etapa es la que cubre la necesidad del consumidor por mostrar públicamente riqueza, mostrando entonces superioridad económica, lo que llama “el momento logo”, y menciona existen consumidores, que solo consumen dichos prodcutos por cubrir esta etapa.

Lo que llama la fase dos, interviene no solo una necesidad de “presumir”, si no el juicio sobre el concepto de “calidad”; siendo entonces este uno de los atributos por los cuales se paga un precio más alto. La calidad es evaluada al momento de interactuar con el producto o servicio, por ejemplo.

La tercera etapa, se relaciona a las emociones, pero no aquellas que evocan a “presumir” un producto, si no en realidad a la experiencia de ser parte de la marca, algo relacionado un tanto con el estilo de vida del usuario.

La cuarta etapa se relacionan a los valores sólidos y atemporales, es cuando las marcas comienzan a realizar no solo labores de relaciones públicas, si no labores de relaciones públicas con causa; comienzan a comprometerse de, manera social con el cliente el sentido de ayuda a la sociedad, así como labores sociales que impulsan al cliente a ser parte de la labor, sin dejar atrás el “darse un gusto”.

Por último, la quinta fase se relaciona con la parte intelectual del usuario, según Huete, hablando sobre su nivel de educación y cultura, en quienes considera el lujo se convierte en, cito textual: “una celebración más allá de lo material que le lleva al éxtasis absoluto”.

Pues con lo anterior concluimos un texto que pretende comprender el consumo de los prodcutos de lujo, desde el punto de vista e sus consumidores, con lo que podrán sentarse antecedentes del comportamiento de dicho segmento de mercado, aún cuando esto es solo una “probada” del basto y denso tema.

Recuerden que 2904 Marketing and Research ya está en la red, lo encuentran en www.2904.com.mx, como siempre quedo atento a sus comentarios en el correo electrónico joseantonio@2904.com.mx; síganme en Twitter @joseantoniotb; y den like en Facebook a 2904 Marketing and Research.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *