EPN niega acusaciones del gobernador de Chihuahua

CIUDAD DE MÉXICO.- Javier Corral, gobernador de Chihuahua, acusó a la Secretaría de Hacienda de asediar a su estado, como represalia por las investigaciones de corrupción que su administración realiza contra el ex mandatario César Duarte y otros priistas.

El gobernador aseguró en rueda de prensa que la dependencia federal ha frenado la entrega de 700 millones de pesos y que intenta estrangular su presupuesto.

En tanto, el presidente Enrique Peña Nieto rechazó los señalamientos de Corral Jurado y aseguró que el gobierno de la República se ha conducido con una vocación y sentido democrático de apoyar y de coordinarse con todos los gobiernos, sin importar el origen partidario.

EPN precisó: “No imagino que un gobierno emanado del partido al que pertenezco pretendiera siquiera hacer alguno de los actos que, como lo hoy acontecido (y) algunos de los fraseos o de las expresiones que ha habido de parte del gobierno de Chihuahua, los hubiese tenido; cuando hoy recojo en distintos medios señalamientos sobre irregularidades en los procesos que se siguen allá, al amparo del combate a la corrupción, a las que de ninguna manera el gobierno de la República se opone.”

Continuó diciendo que en el caso de Chihuahua, el gobierno de la República no puede ni merece ser descalificado y menos señalado por estar respaldando o no al gobierno local.

El titular del Ejecutivo aseguró estar enterado del mensaje que ofreció Corral, del cual aseguró “lo que recogí fue una conferencia de prensa que más pareció un acto político y auténticamente cargado de signo partidario”.

Peña Nieto recalcó que si alguien aduce tener derechos adquiridos por los apoyos que hubiese recibido, pues que acuda a las instancias correspondientes para hacer valer ese derecho. Chihuahua, como todas las entidades, han recibido el apoyo del gobierno, y si no, que así se lo pregunten a los varios gobernadores, sean del partido al cual él pertenece o a otro.