Entregan en San Pancho más de 450 estufas ecológicas

SAN FRANCISCO DEL RINCÓN.- Guanajuato fomenta la seguridad alimentaria de las familias en la zona rural, con herramientas que contribuyan al cuidado de su salud y del medio ambiente.

Por ello, la Secretaría de Desarrollo Agroalimentario y Rural (SDAyR), entregó 452 estufas ecológicas en el municipio de Purísima del Rincón, a través del programa de Reactivación Productiva de Comunidades Marginadas (REPROCOM).

Evento al que asistió el Ing. Fortino Hernández Becerra, subsecretario de Fomento y Desarrollo de la Sociedad Rural, en representación del Ing. Paulo Bañuelos Rosales, titular de la dependencia estatal.

“Nuestro propósito es acercarles estas estufas, como una herramienta para la elaboración de tortillas de maíz, que también pretendemos que sea cultivado en traspatio o parcela para que sea una cadena de insumos locales, con el objetivo de que le cueste menos a las familias tener alimentos al alcance”, explicó el funcionario estatal.

Y agregó que “la entrega es para mejorar los sistemas tradicionales e incrementar su productividad, pues se reducen los costos de producción y mejoramos así el bienestar familiar”.

El Subsecretario detalló que para la compra de estas 451 ecostufas, se invirtió un millón 130 mil pesos, de los cuales la SDAyR puso 791 mil pesos y el gobierno municipal aportó otros 339 mil.

Esto, como parte del programa REPROCOM, “cuyo objetivo es contribuir al bienestar de las localidades rurales mediante el otorgamiento de apoyos a personas físicas y/o grupos de trabajo con un propósito común, para la modernización de la producción de traspatio y parcela, reduciendo riesgos en la producción de alimentos y generando valor agregado”, dijo Hernández.

Finalmente, el Subsecretario puntualizó que las ecostufas ofrecen múltiples beneficios, tanto para la salud de las personas beneficiadas, como para el medio ambiente.

Tales como la disminución de la mano de obra utilizada para la recolección de leña; el bloqueo de enfermedades respiratorias, ya que no daña los pulmones al evitar la inhalación de humo, así como la reducción del consumo de leña hasta un 60%, ya que se aprovecha más el calor; y si la leña se compra, se reducirán además los gastos familiares.