Guardia Nacional fue hecha para proteger a las familias mexicanas, no para atender imposiciones migratorias de Estados Unidos: Erandi Bermúdez

Comparte

GUANAJUATO, GTO. El vicecoordinador de los senadores del PAN, Erandi Bermúdez, calificó como una falta de respeto de parte del Poder Ejecutivo
hacia el Legislativo, al haber acordado medidas migratorias para evitar la imposición arancelaria por parte de Estados Unidos sin tomar en cuenta la competencia del Congreso en esta toma de decisiones tan importante para el país.

El legislador refirió que durante las negociaciones sostenidas entre el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) y el gobierno de los Estados Unidos en el tema arancelario, se comprometió al país en aspectos cuya responsabilidad recae en el Senado de la República, como los términos de la aprobación del Tratado de Libre Comercio entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

“Si bien se logró que hoy (lunes) no entraran en vigor los aranceles que el presidente Trump amenazó con imponer a los productos mexicanos, y eso es muy benéfico para la economía nacional, hemos visto que hubo compromisos y se sacrificaron aspectos como la seguridad o el campo mexicano”, manifestó.

Además, exigió que el Gobierno mexicano de a conocer a la brevedad, los detalles y los términos completos en los que se dio la negociación con el país vecino del norte.

El senador penjamense advirtió que aunque la recién aprobada Guardia Nacional todavía no está conformada al 100 por ciento, la SRE ya comprometió el despliegue de 6 mil efectivos para tareas migratorias, aspecto para el que no fue avalada por el Congreso de la Unión.

“La Guardia Nacional no fue hecha para eso y hoy estamos viendo ese doble discurso del gobierno mexicano, al anteponer los intereses de otra nación, en lugar de procurar la seguridad que hoy en día el país nos exige”, refirió.

Asimismo, el Vicecoordinador de la bancada blanquiazul lamentó que el campo mexicano y las más de 25 millones de personas que viven o dependen de la actividad agrícola, se verán afectados por esas negociaciones en las que México se comprometió, también, a comprar más productos al campo estadounidense.

“Esperamos que el Gobierno Federal en verdad ponga dentro de sus prioridades la protección de este sector de la población tan vulnerable y del cual dependen millones de familias mexicanas, deben explicar a la brevedad cuáles fueron realmente los criterios para negociar y cuantos compromisos más se adquirieron con Estados Unidos”, concluyó.


Comparte