Despido de trabajadora de JAPAMI fue por no respetar mobiliario urbano: Gobierno de Irapuato

Comparte

Irapuato, Gto.- Luego de que Rosy Ponce, trabajadora de Japami despedida por tomarse unas fotografías en la nueva fuente de la Plaza Principal, anunciara que interpondría una denuncia en CONAPRED,  Derechos Humanos y la Fiscalía en contra del Alcalde Ricardo Ortiz y el Ayuntamiento de Irapuato, el Gobierno Municipal aseguró que la decisión fue tomada por no respetar el mobiliario urbano de la ciudad. 
A través de un comunicado, el Gobierno de Irapuato señaló que la empleada de JAPAMI tendría que haber respetado el mobiliario urbano de la ciudad para poner el ejemplo a los ciudadanos a quienes también se les exige hacer lo mismo. 
TEXTO ÍNTEGRO 
“Todo empleado o empleada del Municipio debe tener una conducta apegada a los valores que sigue la Administración Pública Municipal estipulados en el Código de Ética de los Servidores Públicos del Municipio de Irapuato. 
La baja de Rosy  Ponce como servidora de la Junta de Agua Potable, Drenaje, Alcantarillado y Saneamiento de Irapuato ( JAPAMI) se fundamentó por no respetar el mobiliario urbano e infringir las normas que rigen a todo servidor público.
Justo en esta Administración instauramos el modelo de Cultura Cívica para promover entre la población del respeto, el orden y la convivencia. En congruencia, no podemos permitir a los trabajadores incurrir en faltas o conductas que buscamos erradicar. 
La decisión tomada si bien fue considerada por muchos como drástica, representa un exhorto para todo el personal que labora en el Municipio y para la población misma, pues Irapuato requiere y merece ciudadanos respetuosos de su entorno. 
La medida se tomó en estricto apego legal y humano, pues nunca faltamos a los derechos ni a la dignidad de Rosy. 
Lamentamos las críticas y ofensas vertidas en redes sociales hacia su persona e insistimos que, para nosotros, el tema se centra en una falta administrativa de un servidor público”


Comparte